Los Siete Domingos de San José - Amar al Amor
16027
page-template-default,page,page-id-16027,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-15.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Los Siete Domingos de San José

 

Primer Domingo

 

¡Oh Esposo purísimo de María, glorioso san José! así como fue grande la angustia de vuestro corazón en la perplejidad sobre abandonar a vuestra inmaculada Esposa; así fue grande también vuestra alegría, al saber por el Ángel el misterio inefable de la Encarnación.

 

Por este dolor y por esta alegría os suplico que consoléis a nuestra alma, ahora con una santa vida, y en la hora extrema con morir santamente en medio de Jesús y María.

 

PADRENUESTRO, AVEMARÍA Y GLORIA.

 

Segundo Domingo

 

¡Oh felicísimo Patriarca, escogido por Dios para servir al Verbo de Dios hecho hombre! Grande fue el dolor que sentiste al ver nacer en tan extrema pobreza al niño Jesús, y grande también tu alegría al verte en medio de un ejército de Ángeles, que con su presencia y celestiales cánticos convirtieron en paraíso la miseria del lugar y la crudeza y tinieblas de aquella noche en que empezó la redención del mundo.

Os suplicamos por este dolor y por este gozo, que después de esta vida pasemos a oír las alabanzas que dan a Dios los Ángeles, y gozar de los resplandores de la gloria celestial.

 

PADRENUESTRO, AVEMARÍA Y GLORIA

 

Tercer Domingo

 

¡Oh ejecutor obediente  de la ley de Dios, glorioso san José! La sangre preciosísima que en la circuncisión derramó Jesús, os traspasó el corazón; pero remedió este dolor el consuelo que sentisteis al llamar al Niño con el nombre dulcísimo de Jesús.

Por este dolor y por este gozo os suplicamos nos alcancéis la gracia de que corregidos en vida nuestros vicios, amemos a Jesús, para que grabando en nuestro corazón tan dulce nombre, tengamos la dicha de morir pronunciándole.

 

PADRENUESTRO, AVEMARÍA Y GLORIA

 

Cuarto Domingo

 

¡Oh fidelísimo santo, glorioso san José, a quien Dios concedió tener parte en los misterios de la Redención! Si el anuncio que oísteis de los labios de Simeón sobre lo que habrían de padecer Jesús y María os afligió en gran manera, os consoló mucho más el saber que serían infinitas las almas que se habrían de salvar en virtud de sus padecimientos.

Alcanzadnos por este dolor y por este gozo que seamos del número de los que, por los méritos de Jesús e intersección de María, hayan de resucitar gloriosos a la vida eterna.

 

PADRENUESTRO, AVEMARÍA Y GLORIA

 

Quinto Domingo

 

¡Oh custodio vigilantísimo e íntimo del Hijo de Dios encarnado, gloriosos san José! Mucho afán, mucha pena os ocasionó el cuidado de haber de sustentar al Hijo del Altísimo, principalmente en la huida a Egipto; pero también os consoló grandemente el tener al mismo Dios en vuestros brazos, y ver caer en su presencia los ídolos de Egipto.

Os suplicamos por este dolor y por este gozo, que alejando de nosotros al tirano infernal, sobre todo huyendo de las ocasiones peligrosas, caigan de nuestro corazón los ídolos de los afectos terrenos, para que no perteneciendo sino a Jesús y María vivamos con ellos, para morir santamente en ellos.

 

PADRENUESTRO, AVEMARÍA Y GLORIA

 

Sexto Domingo

 

¡Oh ángel de la tierra, glorioso san José, que visteis con admiración sujeto a vuestras órdenes al Rey del Cielo! Si fue turbada vuestra satisfacción al regresar de Egipto por el miedo a Arquelao, al ser tranquilizado por el Ángel, vivisteis contentos con Jesús y María en Nazaret.

Por este dolor y por este gozo te rogamos nos alcances que libre nuestro corazón de temores nocivos, con tranquilidad de espíritu vivamos con Jesús y María, y con ambos también muramos.

 

PADRENUESTRO, AVEMARÍA Y GLORIA

 

Séptimo  Domingo

 

¡Oh modelo de toda santidad, glorioso san José! Si perdiste, y no por culpa tuya, al divino niño Jesús, añadiéndose a tal dolor la angustia de no encontrarle en tres días; tuviste al fin el consuelo inefable de hallarle en el templo horado y admirado de los doctores.

Por este dolor y por este gozo te suplicamos con toda las veras de nuestro corazón que intercedas para que jamás perdamos a Jesús por culpa grave; y que si tuviésemos tal desgracia, le busquemos sin descanso hasta encontrarle, y especialmente en el artículo de la muerte, para pasar a gozar de él en el cielo, donde con Vos podamos cantar eternamente las misericordias del Señor.

 

PADRENUESTRO, AVEMARÍA Y GLORIA

 

 

Chinese (Simplified)CroatianEnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish